Registrado en Safe Creative Safe Creative #1301030070926
Registro de la Propiedad Intelectual Expediente Nº 201399900106232
Enero 2013
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas mas visitadas

Archivo mensual: Enero 2013

Plegaria al Dios de los locos

 

locos

 

 

 

Hoy, vino a despertarme la madrugada,

con su llave maestra abrió estos ojos

de picaporte fácil, estos torpes truhanes

sin dos dedos de frente, gemelos adanes

siempre perplejos, ataviados de rojos

trajes, siempre disimulados entre pesares.

 

Sobre el cuatro jugaba en su corro la aguja grande,

su hermana chica no la alcanzaba en su paso

minutero, la mayor alardeando iba por delante,

estos fanales exentos de párpados viraron hacia tu lado

otro día, otra noche más te acabé despertando,

quisiste abrazarme, me dijiste que siguiera acostado,

de nada te valió nuevamente, sentí tu afligida mueca,

mis pies ya tocaban el suelo, ya el reloj en mi muñeca

rodeada abría su boca esférica, dejé el lecho apagado

quedaste despierta, cansada, encallada de eternos cuidados.

 

Tu impotencia callada quedó acurrucada en tus dulces manos,

yo…me acerqué al lavabo, agua les di a estos candiles tiranos,

siempre sedientos de alas, siempre bajo la luna volando,

mi cuerpo arrastrado se desperezó, se vistió, se marchó

buscando el café negro que desde la cocina me reclamó

rodeado entre harén repleto de vacías tazas blancas,

de dulce azúcar, de cucharillas sinuosas, de noches en blanco.

 

De cafeína me nutro, con tabaco me evado,

sólo me faltan horas del día para esta furia

que por dentro me embarga, asido estoy a estas luces

que me deslumbran un tiempo, a tinieblas ligado

otras veces…así es mi desvarío, así  nuestras cruces

esculpidas en el tiempo con escoplo de brumas

aceradas, cosidas a las carnes con hilo de plomo,

con puntadas sin freno en agujas de seca sangre,

Ya… no lloro, se vaciaron mis adentros, ya solo

busco al Dios de los locos, ¿Señor, dónde me esperas?… ¡Para ir a buscarte!

 

 

 

 

Yo conozco el miedo

 

bipolar-tree-grass-scenery

 

 

 

“A mí amada esposa, a tí por siempre Lucía… “

 

 

 

 

¿Conociste alguna vez el miedo

cara a cara, mirándote fijamente,

esperando desde la inmediata esquina?

 

¿Se te heló la mirada sin viento

frio, sin escarchas, de repente,

como coágulo de nieve caída?

 

¿Quebró tu voz y la tragaste

sin agua, reseca, absorbida

desde un corazón sin sangre?

 

¿Quedó ingrávido en ti el aire,

tu pulso despojado de rima,

fuera de sí, de su óseo embalaje?

 

¿Se estancó alguna vez tu mente

tiñéndose de blanca harina ,

sintiéndose huérfana del tiempo?

 

¿Se despeñaron de golpe tus carnes

sobre el remoto suelo, en acelerada caída

cayendo a un vacio cuajado de negro?

 

¿Se hincaron tus pies sin clavos

alguna vez sobre la fangosa acera

de una calle abierta y frecuentada?

 

¿Quizás deslizaste tus dedos cruzados

santiguándote en la perdida espera

de un ángel que jamás llegó a tu llamada?

 

¿Sentiste el cruzarte con satánicas hordas

que a su paso retorcían sus miradas ladinas

marcándote con signos y latines siniestros?

 

¿Sollozaste con lloros secos como rocas?

¿Oíste voces  y proclamas enemigas?

¿No?, entonces nunca estuviste muerto

en vida, perturbado, roto, descendido

a los infiernos de la locura desprendida.

Jamás anduviste sobre días que fueron noches

repetidas, sobre caminos sin huellas de hombres,

solitario, suspicaz, sin hambres ni sed, sin amigos,

sin refugio, sin consuelo, sin aliento ni motivos.

 

Tú…sólo conoces una existencia, un único recuerdo,

tú…sólo has fantaseado en colores, sólo has vivido

una única realidad con tan solo cinco sentidos.

Yo… huí entre calles siempre confusas, entre empeños

caóticos, viví entre diablos y brujas, siempre ausente

de este mundo, siempre sin luces, ni soles, ni lunas,

sin estrellas, sin amarre, sin mares, sin ancla, sin remo,

siempre calado en mi silencio, a la deriva, sin más guía,

sin mas norte que los ojos de mi hada amante…¡Qué siempre lucía!

 

 

 

 

Escribir, amor de siempre

 

pluma y papel

 

 

Amor, siempre será… la magia que prende la ilusionada llama

Morir, siempre será… la ceniza que olvidó el fuego de la vida

Orar, siempre será… una de las lengua que susurra desde el alma

Reír, siempre será… el fruto maduro que endulza la felicidad asida

 

Desear, siempre será… la pasión cautiva en cada poro de la piel

Errar, siempre será… la piedra que surge de la nada en el camino

 

Soñar, siempre será… la claridad que tacha la penumbra cruel

Insinuar, siempre será… el guiño pícaro de un ansiado destino

Enamorar, siempre será… el agua clara que brega para llegar a orilla

Mirar, siempre será… un espejismo que escruta lo que se quiere ver

Penar,  siempre será… la espina clavada en un corazón que chilla

Rogar,  siempre será… un escalofrío en la verde esperanza del ser.

Escribir, amor de siempre,

 

en tí, siempre quedará presente…

amar, morir, orar, desear, errar, soñar, insinuar, enamorar mirar,

penar, rogar…¡morirte vivo entre comillas, vivir muriéndote de sed!

 

 

 

 

La poesía ama la noche

 

poesía en la noche

 

 

 

Entre la noche y el alba

se olvidan los prejuicios

mundanales, te hechizan

los sentidos en su calma,

se conjugan los remisos

verbos que luchando izan

la emboscada palabra.

 

Canta la marfileña luna,

riman las claras estrellas

en su repliegue pausado

sobre la oscura cuna

que mece un cielo cansado

de caminos en azures huellas.

 

Abre su rosáceo capullo la poesía,

florece la vigilia del poeta

que renace en su ceniza

densa, mientras su pluma tamiza

cada efímera brasa en su cabeza

forjando el verso que ansía.

 

Despierta el poeta,

que en la noche ceba

su hambre impasible, desatada,

que se sacia en su sed angustiada

de árida voz, de arena desierta,

con goteo de frescura sobre hierba,

sobre jugosa menta en rocío empañada.

 

Llegando la mañana…

otra vez, ensordece su tonada

entre cantinela de pájaro temprano  

que anuncia entre luz encandilada

el ocaso de la suave madrugada.

Ya rasga el sol el lienzo arcano,

ya se retira despacio la musa Erato

hacia su tálamo entre mirto y rosas.

Poesía, reposa hasta el vespertino

encanto, dónde las sombras gozosas

esparcirán mi reverdecido trino,

mi simiente de rendida glosa, mi aria, mi canto.

 

 

 

 

A María Santísima del Buen Remedio

 

Buen Remedio

 

 

 

Santa María, Señora Nuestra del Buen Remedio,

ese pálido semblante de tierna rosa fria

que estremece como un junco el misterio

reconocido en quién te mira en la cercanía.

 

Esas lágrimas que te hieren la mejilla

iluminada por tus ojos cómo soles

encerrados en tu lamento en carne viva,

esa mueca en tus labios selladores

de la pena desconsolada que te ahoga

en la fuente de tan excedida herida,

ese suspiro inerte que rodea tu capilla

de un halo misterioso trabado en tu corona

labrada por el esplendoroso enigma de la vida,

Dulce María, me atormentas y enamoras

con tu paso acompasado, sin prisa, Señora mía.

 

Virgen milagrosa, Virgen misericordiosa,

Virgen desconsolada en la sentencia de Tu Hijo,

Tú que le sigues en su serena espina pesarosa

camino del Gólgota oscuro, del sacrificio escrito

para El Bien Amado, por el perdón de los pecados,

Ora por nosotros, tus siervos desamparados.

No llores más Madre, que la promesa penitente

de tu pueblo de Andújar cada Jueves Santo

Te traerá muy pronto, en el domingo clemente

la profecía cumplida de su cuerpo resucitado.

Y se anegará el aire de celestial gloria

y los corazones de esperanza renovada,

las campanas exaltarán el eterno milagro

que desde el surgir de la historia

se forja en tu divino vientre, año tras año.

 

Virgen piadosa, gema de primorosa cara,

son tus varales juncales compás de redención

en cada tarde andujareña, mástiles de bandera

de amoratada alma, de refulgente y nívea pasión

que tremola el fecundo renacer de otra luna llena

que se asoma pálida y lastimosa en la noche nazarena

como memoria del Calvario, de otra enlutada exaltación.

 

Ya en tu corazón ensartado de dolor inmenso

se percibe un frágil pálpito de celestial ensueño,

nutrido por el retallar de tus fieles costaleros

y los pulsos arrebatados de la sangre de tu pueblo

cuándo invoca el capataz en medio del silencio,

desde  la voz rota, una máxima acongojada

del llamador coreada, repujada de recuerdos,

hermanos en María… ¡fuertes con Ella, vámonos al cielo!

 

 

 

 

Amor in crescendo

 

in crescendo

 

 

Amor, detente que ya no aguanto,

no aguanto tu voraz vigor,

detente que en ti me estoy ahogando,

que agonizo en tu trueno

envolvente, en tu fragor

sin freno, en tu empeño

tenaz que seca mi razón,

que me parte en dos en tu ávido celo

avivando esta pasión

sin fin que se adueña

sin piedad de este ser cedido

ante tan cruda tormenta,

plena de la fuerza

de tu ruin dominio.

 

Amor, detente que yo muero,

que ya muero,

detente que estoy muriendo,

que peno en tu seno

letal, en tu tentáculo

inclemente, en tu veneno

ácido, en tu crescendo errático,

¡Amor, tú me traspasas!

¡Amor, yo me desangro!

¡Amor, si tú te fueres!

…Si tú me dejas mi amor,

¡Yo, existir no puedo…contigo yo me marcho!

 

 

 

 

Hoy

Blog andaluz

 

 
 
«Andalucía por sí, para España y la Humanidad»