Registrado en Safe Creative Safe Creative #1301030070926
Registro de la Propiedad Intelectual Expediente Nº 201399900106232
octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas mas visitadas

Archivo mensual: octubre 2013

Mi sentimiento mudo

sentimiento mudo

 

 

 

Siempre te has sentido sola, sola sin soledad,

mis palabras nunca regresaron del viento

para cubrirte el alma con sus sencillos versos,

para mostrarte mi amor afilado como puñal.

 

Siempre te has sentido sola, una sola boca irreal,

mientras mi enajenada mente imaginaba quimeras

en un punto solitario, en un enfermizo erial

cercano, donde siempre permanecí en mi condena.

 

Siempre te has sentido sola, sola con tus sueños,

porque quizás no descubriste mi desesperanza

cuando no alcanzaba a entregarte el ardiente fuego

que me consumía por dentro en mi corroída coraza.

 

Siempre te has sentido sola, sola en tu pasión,

cuando mi alma suspiraba colma de dolor,

impedida para anunciarte todo aquella ilusión

que embargaba mi tímido pecho repleto de amor.

 

Siempre te has sentido sola, sola con tu Dios,

y llegará un día que te acompañe mi oración,

mi lágrima viva, mi desconsuelo, mi desazón,

este estremecimiento que mudo se oculta entre los dos.



 

El amor

 

l_amour

 

 

 

Lengua de llama precipitada, aliento desbocado,

se conduce siempre inexplicable, desaforado,

tiene trazas de pobre que insiste en su melancolía,

turba el corazón siempre, azaroso en su cercanía.

 

A veces, se muestra triste como pozo desnudo,

otras, indulgente, acelerado, alazán impetuoso

que se conduce por todo el orbe llenándolo de gozo,

repartiendo su muerdo penetrante y mudo.

 

En las piedras inventa esponjas de tierna textura,

las desvanece como arena suave en su ventura,

se complace en las miradas deslumbradas,

en la leña de ese fuego que se alimenta insaciable

sobre los besos enamorados, sobre el roce de la carne,

es milagro de cielo rebosante, es Dios en tu morada

que te llena de gloria arrebatada, de púrpura sangre

en ebullición, de desespero caminante, de algarada

de perfumes hechiceros, de delirios sublimes, de hambre

imperecedera, de dulces momentos, de pétalos de flor,

es la quintaesencia emergida… todo eso es el amor.



Me acercó su mano

 

manos

 

 

 

Surgió como surge la tormenta

…oscura, arrogante, soberbia,

me fascinó su frescura tierna,

su pelo negro como noche negra;

recorrió con su mirada larga

mis ojos abiertos y atrapados

en un bucle de tibia alarma

que reflejaba mi rumbo ajado.

 

Me acercó su mano yacente

y la mía cayó sobre ella,

sentí un rayo delirante y brioso

recorriendo mis cálidas venas,

un río de cauce insistente

anegando mi cuerpo de gozo.

 

Sembré en mí una nueva simiente,

un mundo entero en mi pecho,

una luz cegadora en mi mente.

Ella era un ávido corcel viniendo

desde los confines del mundo.

Así se acercó, rugiendo,

desbordando mi cielo profundo.

 

Hoy, la mañana se perdió en el tiempo,

se retiró el sol sin aviso ni seña,

su favor se disipó en bronco silencio,

llovió sin clemencia mi pena.

Así se fue, de pronto,

dándome la espalda sin tregua,

quizás buscando otra mano

a la que brindar su ilusoria caricia,

a la que jurarle un reino derrocado,

su amor perdido, su falsaria dicha,

una noche sin estrellas, otra perfidia

una existencia oscura, otro corazón enterrado.


 

Tu anillo

 

anillos

 

 

 

El azul intenso del cielo entreabría

un quieto reflejo de sol agotado,

una bandada de pájaros mecía

su enramado lecho despoblado.

 

La tarde serena de Octubre yacía

entre árboles desnudos de verde

y abajo sus pies pardos acogían

un disperso manto de hojas inertes.

 

Se olía un aroma de soledades

en el aire que tibio besaba la tierra,

mientras la luna ya despierta

enseñaba su cara entre postigos otoñales.

 

Ya se oscurecía el horizonte al este,

ya se sonrosaba el efímero poniente,

mis ojos se encandilaban desiertos

apaciguados en un triste vacío

que acompañaba mi pecho abierto,

mis manos corrieron el visillo,

apagué la luz, me sentí solo y yermo,

silencioso rocé mi anillo y el tuyo,

aquel que un día brilló enérgico y puro

en tu dedo ahora preso, ahora muerto.

 

 

 

 

 

De mi corazón

 

corazón

 

 

 

De que regio umbral se escapó este corazón,

qué fuego eterno lo templó tan frágilmente

insuflando en él un pequeño cielo, un silente

pulso entregado toda una vida al conjuro del amor.

 

Cuántas primaveras y cuántos otoños cruzaron

su porte, recreando en él el misterio de la vida,

cuánta lluvia, cuánta áspera aridez lo turbaron,

lo hirieron, lo hicieron florecer en su flor eludida.

 

En su tierna naturaleza a veces se desgajó

como fruto maduro que cae del plácido frutal

resurgido de la tierra que nunca se labró.

 

A la vera de tu alma siempre rojo se mostró

rebuscando el amor sereno, la dulzura espectral

de tu piel delicada, el beso que en tu boca se perdió.

 

 

 

 

Mis tres estaciones del año

 

Mis tres estaciones

 

 

 

Buenas madrugadas,

 

No llevo el control exacto, pero debe hacer como seis semanas en las que estoy pasando por una nueva fase de hipomanía leve.

 

Con el tiempo he aprendido a reconocer mis estados y a practicar  el autocontrol (en la medida de lo posible y con la ayuda del Ziprexa). Mis días se vuelven intensos, amplios de horas, incansables. La hiperactividad se adueña de mi mente y mi cabeza no para de procesar ideas, planificar tareas que no se acaban nunca. Mi agenda se llena de apuntes a diario y a diario se emborrona de tachones por las anotaciones que ya lleve a cabo, así un día tras otro… ¡Soy un “maquinón”… de carne y hueso, pero alimentado con batería de recarga indefinida!

 

Lucía, como mi terrenal ángel de la guarda, intenta seguir mis pasos a duras penas,…pero ella es humana y está hecha un guiñapo. Y yo, aun doliéndome el alma por verla desfallecida, extenuada, al límite de sus fuerzas; yo,  no puedo evitarlo… ¡Me duele tanto! 

 

Este año, para más “INRI” me llegó el turno y soy presidente de la comunidad de vecinos, por tanto: una nueva responsabilidad a añadir a mi lista personalizada de trabajos en curso. ¡Si, hablo de trabajo!, porque así es cómo mi mente entiende cualquier tarea. Tareas que cualquiera de los mortales deja pasar sin mover ni una pestaña, “escaqueándose“, pasando olímpicamente de molestarse en ejercerla ni un poquito. Yo en toda mi vida, nunca supe encontrar el punto medio… ¡Así me va!

 

Ya son las siete de la mañana, Lucia se levantó, está en el baño. Antes, se asomó a mi puerta levemente para intentar ver lo que estaba haciendo y se retiró preocupada. Es viernes y tiene que ir a casa de su tía Antonia a “hacerle las escaleras”. Ella se desvive por todo el mundo, no he conocido jamás a nadie tan bondadoso, pero su afán es otra historia.

 

Me tengo que ir muy a pesar mío. He de esforzarme en normalizar la mañana: preparar los cafés, tomar la medicación, hacer algunos comentarios a Lucía y disimular todo lo posible mi flujo de energía. Para colmo de mi “ángel custodio“, el martes fuimos al médico para que “viera mi resfriado”  y la buena doctora, va, me ausculta y me diagnostica una bronquitis… ¡todavía estoy viendo la cara de mi Luci!, ¡pobrecilla mía!

 

Ya huele a azahar en las calles, la semana próxima llega la romería…otra que nos perderemos porque me descontrolo al querer hacer lo mismo que los demás: pasarlo bien, beber, comer, salir, entrar, ir, venir, cantar y tantas otras cosas. Pero yo no soy exactamente cómo los demás, ya lo estoy asimilando y le hago más caso a mi “Pepito Grillo”. Suspiraremos viendo la procesión del domingo por Canal Sur, ocultaremos nuestras ansias de estar allí, en “La Virgen” y llegará el “lunes de resaca”, gracias a Dios.

Un año más que los miedos ganaron a nuestros desvelos.

 

Pero, somos medianamente felices. Deseo plenamente que pronto se apacigüe la fiera que llevo dentro, me llegue la eutímia (que ojalá se quede mucho tiempo entre nosotros), después cómo siempre se nos hospedará “el bajonazo”. Hablo en plural porque esto, de algún modo, llega a somatizarse en quién lo vive contigo.

 

Así cuento yo los años, para mí existen sólo tres estaciones: la manía, la eutímia y la depresión.

 

 

 

 

Hoy

Blog andaluz

 

 
 
«Andalucía por sí, para España y la Humanidad»