Registrado en Safe Creative Safe Creative #1301030070926
Registro de la Propiedad Intelectual Expediente Nº 201399900106232
Agosto 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas mas visitadas

Mis poesias III

Morir en ti

 

Morir en ti

 

 

Si no es en tus brazos

dónde podría alimentar

este vacío que llevo,

si no es en tu cuerpo

dónde podría sofocar

esta vil sed que niego,

si no es en tu pelo

dónde podría acariciar

este delirio que tolero,

si no es en tus ojos

dónde podría encontrar

esta vida que albergo,

si no es en tu boca

dónde podría aliviar

este bendito anhelo,

si no es en tu todo

dónde podría gritar

que sin ti me pierdo,

que desolado me muero.

 

 

 

Declaración de amor

 

libro-amor

 

 

En tus palabras siento el desasosiego

del pájaro que aún no vuela

cuando mira hacia el cielo.

 

En tus ojos se posa la húmeda estela

de la sombra de las olas

cuando alcanzan la arena.

 

En tus mejillas se abre la trémula alborada

que rasga la noche oscura

con sus tenues llamaradas.

 

En tus besos…siento la vida

que me conmueve muy adentro,

la gloria en la tierra, la ternura exprimida

del fruto imperecedero del tiempo,

la verdad de tu amor, el libertino respiro

de azahares estallados en silencio,

tu alma envolviendo con su regazo a la mía,

el dulce sol, las estrellas, el firmamento entero,

una gota de rocío que nunca cae, mi poesía

desnuda, todo este amor que nos empapó de verso.

 

 

 

En mi paseo

 

paseo triste

 

 

Me aventuro por las calles,

todo me huele a pretérito,

mis pisadas recuerdan otro tiempo

…miro abajo, al penetrante suelo

y el asfalto me parece más negro.

Mi cabeza no puedo alzarla,

me pesa, me asedia el silencio,

¡Ya no estás tú!, te caíste por el camino

que nos llevaba juntos hacia el amor,

todo me parece tan incierto.

Ya despedazamos el vidrio del destino,

ya transitaron por mi pensamiento

las oscurecidas nubes, una lluvia ácida

calcinó las hojas de los árboles

otrora verdes testigos de nuestro ensueño.

Ya la mano negra me amarró ávida,

me hizo tragar los primeros copos

del terrible letargo que me dejó tu invierno.

 

 

 

A veces

 

nieve

 

 

A veces bailo en la cúspide de una montaña,

los pies zumbadores me descalzan

del peso de las banales patrañas.

Saltan, giran, se bañan

en el frío blanco de la nieve

que yace indómita en la quebrada.

 

Las ilusiones se repeinan con su peine

desdentado y abren surcos de esperanza,

surcos que se elevan, surcos que se marchan

con los aires altaneros de mi dulce madrugada.

Y mis pies saltan, giran, se bañan… ya no se cansan.

 

 

 

Por qué no me miras

 

hombre-llorando

 

 

Por qué no me miras y callas

si tu palabra es mi frenesí,

por qué viras tu cabeza gacha

si yo siempre todo te lo di.

 

Te di mis trémulas manos

para guardarlas entre las tuyas,

mi pecho entregado, mi dulzura

para envolver tu hálito ansiado.

 

Te di mis versos, mi canto extasiado,

la luz de mis ojos, mis ilusiones,

mi estrella, mi camino andado,

mi esperanza y el rojo de mis labios,

mi paz, mis arrebatadas pasiones,

todo te lo di, sin pedir nada a cambio.

 

Por qué no me miras y callas…

será que tu corazón adormeció sus latidos,

que tus suspiros se perdieron en la nada,

que el fuego apacible de aquella mirada

se ahogó bajo un ingrato caño de agua,

¡Por Dios!…por qué no me miras y hablas.

 

 

 

Se me fue todo

 

Se me fue todo

 

 

Una oda al viento

se me voló entre nubes de rutina,

se escapó de mi pecho

mientras soñaba fantasías.

Se fue volando con mis sueños

despintando el azul del cielo

con su melancólica sintonía,

con ella partían mis suspiros,

la luz encandilada en mis ojos,

la piel raída de mis manos,

todos mis sentidos,

de mis labios sus antojos,

mi corazón florido,

el albo de mi mente,

lo quemado de mi olvido,

la luz de mi alma

como espina insolente,

mi dócil fuego, mi templada calma,

¡Mi yo entero oscurecido de repente!

 

 

 

Hoy

Blog andaluz

 

 
 
«Andalucía por sí, para España y la Humanidad»